Tierra borrada

2014

El proyecto consiste en una cartografía intervenida de los Territorios Palestinos Ocupados a partir de Google Maps (1). Se han capturado de la pantalla del ordenador cientos de imágenes de fragmentos de territorio (a 200 metros de distancia del suelo) y recompuestas como un rompecabezas para construir una inmensa imagen aérea. Un material conseguido con una tecnología de origen militar (la fotografía por satélite y la geolocalización) inicialmente restringida, que hoy es accesible para todos en la web. Pero toda esta sobreinformación, toda esta pretendida «hipervisibilidad» esconde, de hecho, la lógica de la ocupación israelí. La intervención en el mapa, en una suerte de cartografía inversa, consiste en borrar manualmente, de forma paciente, todo rastro palestino y dejar sólo visible la telaraña de asentamientos, bases militares (2) y rutas exclusivas para israelíes que atraviesan todo el territorio y imposibilitan su normal funcionamiento como país. Al ser borrados, los palestinos se hacen visibles en su condición de “nuda vida” en un espacio vacío de derecho, en un estado de excepción permanente.

 

1 / Los documentos filtrados por Edward Snowden han revelado que Google Maps es parte del entramado de vigilancia mundial operado por varias agencias de inteligencia occidentales.

2 / Algunas de las instalaciones militares no aparecen en las imágenes de Google Maps, ya que son deliberadamente borradas o camufladas por “razones de seguridad”.