Welcome to Barcelona / Welcome to Madrid

2018

2 cajas de luz, 66 x 50 cm cada una.
Edición de 3

Welcome to Barcelona (2018), Welcome to Madrid (2918) dan la bienvenida a dos ciudades del Estado español, a raíz de dos grandes exposiciones que presentaron a finales del siglo XIX sobre Filipinas. En 1887 tuvo lugar en el Parque del Retiro de Madrid la Exposición General de las Islas Filipinas, promovida por el Ministerio de Ultramar. En el catálogo general se introducía el proyecto explicando que tras las exposiciones universales de Filadelfia y Ámsterdam, “España no conocía aún lo que en extranjeras tierras fue objeto de estudio y elogios”, a pesar de ser la metrópoli tras más de trescientos años de vínculo colonial. Y continuaba “Las producciones de aquel fértil suelo, las obras que revelan la privilegiada aptitud de sus hijos para las artes todas, los resultados de la influencia de la metrópoli en una colonia jamás egoístamente explotada, eran conocidas por nosotros por referencias o de fragmentaria manera.” (*) Los buenos deseos iban acompañados de la intención de mostrar la fortaleza de la dominación del archipiélago, en un intento voraz de propaganda, tan sólo una década antes de perder definitivamente la colonia. Un año después, en la Exposición Universal de Barcelona de 1888, se presentó el Pabellón de la Compañía General de Tabacos de Filipinas, una compañía que representaba uno de los mayores intereses comerciales en ultramar, fundada por Antonio López y López, marqués de Comillas, comerciante de esclavos, empresario y magnate naviero.

Este proyecto reflexiona sobre la violencia estructural implícita en las estrategias políticas y económicas entorno al colonialismo, y sobre el fenómeno de las Exposiciones universales como una suerte de cartografías vanidosas concebidas desde la metrópoli para exhibir los países y las culturas dominadas, a modo de gabinetes de curiosidades y de catálogo de exotismos que no hacían sino acrecentar la distancia geográfica y cultural. Bajo el pretexto del interés científico y antropológico, se imponía la mirada positivista y supremacista, articulada entorno a consideraciones morales, racistas y móviles e intereses económicos. Los estereotipos nacionales, las imágenes del poder, la crítica institucional o los eufemismos del progreso, se plantean aquí a través del desplazamiento del sujeto de contemplación: no son imágenes de las dos ciudades anfitrionas que nos dan la bienvenida, sino que son imágenes de la visión que esas dos ciudades ofrecieron de Filipinas en el contexto de dos grandes eventos celebratorios. La “civilización” frente a la “barbarie”.

Teresa Grandas
(Fragmento del texto del catálogo de la exposición Domènec. Not Here, Not Anywhere. Ateneo Art Gallery, Manila, 2019)

(*) Catálogo de la Exposición General de las Islas Filipinas, Madrid, 1887.